Cómo limpiar el suelo de piedra y mantenerlo protegido

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Índice de Contenidos

¿Te has ido de vacaciones a tu segunda vivienda y has encontrado unas manchas inusuales y difíciles de quitar en el patio, la entrada y/o el porche? ¿No tienes manchas inusuales pero quieres dejar tu suelo impoluto y no sabes cómo hacerlo? Sí tu patio, entrada o porche es de piedra, nosotros te traemos la solución para esas desconocidas manchas.

Antes que nada, con respecto a las manchas, te informamos de que no va a ser precisamente fácil, la piedra es un material mucho más delicado y complicado de limpiar que la madera, las baldosas o incluso la limpieza del mármol. No basta con pasar la fregona o un trapo seco para deshacerse de las manchas.

Por ello, en el artículo de esta semana te vamos a enseñar cómo hacerlo de la forma más efectiva.

¿Cuál es el método más efectivo para deshacerse de las manchas?

Dependiendo del material que sea el suelo, para suelos de piedra blanda como el mármol o la caliza, podemos limpiarlo de dos formas y dependiendo de las manchas que se trate. Si se trata de manchas como suciedad básica, capas de suciedad, manchas de aceite y grasa, capas de cera, manchas de hollín, caucho y alquitrán, incluso residuos de cemento o eflorescencias, para eliminarla debes utilizar un limpiador ligeramente alcalino (pH=10).

Por el contrario, si te encuentras ante unas manchas superficiales de óxido provocadas por sustancias ferrosas u objetos como fertilizantes, acero, etc., debes utilizar un eliminador de óxido ligeramente alcalino (pH=9). Por otro lado, si tu suelo es de piedra dura como granito o gneis, al igual que con los de piedra blanda, depende de la mancha que se trate debemos eliminarla de una forma o de otra. Si te encuentras ante una decoloración oxidante e inorgánica, es recomendable utilizar un eliminador de óxido basado en ácido fosfórico.

No olvides realizar una prueba en una pequeña zona y que no llame la atención para comprobar la resistencia del suelo ante el ácido, es preferible no precipitarse y echarlo de inmediato para obtener resultados sin realizar la prueba. En el caso de que la mancha sea de cal, marcas de óxido o incluso residuos de jabón, puedes eliminarlas fácilmente con un limpiador desinfectante basado en ácido orgánico con pH=1.

De forma general ¿Cuáles son los métodos de limpieza más adecuados?

Barrido

La escoba tradicional es un elemento bastante importante para el mantenimiento general y diario de cualquier tipo de suelos (piedra natural incluida). Este método es el más adecuado para retirar la suciedad de los suelos. Debes informarte bien del tipo de cerdas que debe tener la escoba que vayas a utilizar, y realizar esta limpieza de forma diaria para que no se acumule la suciedad, puesto que es abrasiva y termina desgastando el suelo. ¿Cómo saber el tipo de cerdas? En el caso de que la superficie sea suave como el mármol, arenisca o caliza, tienes que utilizar un cepillo blando. Sin embargo, si el suelo tiene texturas, como pueden ser los de los garajes, es recomendable utilizar un cepillo con cerdas duras.

Mopa Húmeda

Capaces de eliminar suciedad abrasiva microscópica y agentes que pueden provocar manchas en un futuro. Es recomendable si se trata de una superficie suave, y siempre después del barrido y aspirado.

Enjuague

Enjuagar con dos cubos de agua es muy efectivo para eliminar los posibles restos que queden de suciedad en la mopa húmeda, además previene el oscurecimiento de los suelos.

Aspiradoras

En una superficie con texturas, trabaja más eficiente que una escoba, recomendamos utilizarla en cualquier superficie horizontal si se trata de áreas grandes para así también terminar antes de limpiar, puesto que es más rápido que barrer.

Abrasivos

En ocasiones son muy útiles, pero se debe limitar a superficies no pulidas. Se pueden combinar con detergentes o jabones para fregar la superficie y eliminar finas capas de la misma. Esta opción es recomendable dejarla en manos de profesionales cualificados.

¿Cómo podemos proteger nuestro suelo de piedra?

Hay dos métodos que podemos utilizar para proteger el suelo; impregnación y sellado. Existen dos tipos de impregnación, las repelentes al agua o hidrófobos y las repelentes al agua y aceite o hidro-oleo repelentes. Estos productos de impregnación, al aplicarlos penetran en los poros de la superficie evitando así una transmisión de fluidos por capilaridad dentro de la piedra. 

A pesar de que estos productos no cierran por completo los poros, la única transmisión posible de agua ya solo sería en forma de vapor, aunque dependiendo del producto la tasa de difusión de vapor de agua puede disminuir o aumentar.

Cabe destacar, que las impregnaciones no proporcionan una protección completa frente a las manchas, únicamente previene que las sustancias que provocan manchas no entren con facilidad en la piedra. Por otro lado, los selladores son productos que forman capas y que no deberían aplicarse a revestimientos con humedades en su parte posterior, puesto que previenen la difusión de la humedad y pueden provocar decoloraciones y blanqueamientos bajo el revestimiento.

De todos modos, el mejor consejo que podemos ofrecerte es que cuentes con la ayuda de un profesional en limpieza, puesto que como has podido comprobar, para que tu suelo de piedra vuelva a parecer nuevo es necesario realizar minuciosamente la limpieza y con el equipo adecuado. En Carretero Limpiezas contamos con profesionales a tu entera disposición para deshacerse de todas y cada una de las manchas que te has encontrado en el suelo de piedra de tu casa.